jueves, 6 de mayo de 2010

Chau, Marga...

Nuevamente el destino nos volvió a golpear y con todo el pesar que experimento a cuestas, por la pérdida de una compañera del Centro Cultural del Tango Zona Norte y por sobre todas las cosas de una excelente persona y mejor amiga. Seco una lágrima y me dispongo a recordarla, así simple y dispuesta como realmente era.
El pasado 2 de Mayo se apagó la vida de Margarita Aybar y a los tangueros se nos abre un hueco en el alma.
Si bien como aquel recordado título de García Márquez la suya era la “crónica de una muerte anunciada”, su perseverancia, su tesón, sus ganas de vivir parecían estar ganándole la batalla a “la parca” esto fue solo una ilusión de quienes hacíamos fuerza para torcerle el brazo al cruel designio, pero como alguna vez lo expresó en tango César Vedani, “contra el destino nadie la talla”, y así de a poquito su vida se fue apagando.
La recuerdo cuando hace poco más de una década se acercó a la antigua sede de la calle Pirán a interesarse por nuestra entidad y quien esto escribe, entonces secretario, la ponía al tanto de los objetivos que perseguíamos y las actividades que veníamos desarrollando.


Desde entonces jamás se alejó de nuestro lado, al principio como socia activa aportando sugerencias y también sus dotes de locutora profesional y cantante, sin renegar de su actitud espontánea para ilustrar con algún paso de baile una presentación artística.
Margarita era eso, una artista cabal, dueña de una voz pequeña, acorde con su menuda figura, pero armoniosa y cálida capaz de cargarse de gracia en algunas ocasiones o trasmitir emociones profundas en otras. Su oficio y simpatía ante el público la llevó a los más diversos escenarios e incluso le permitió presentarse en la lejana China.
Su labor en radio tampoco puede omitirse así como tampoco su presencia en las presentaciones de la junta de Estudios Históricos de Coghlan difundiendo la obra del poeta lugareño Alfredo Nocetti o acaso aquella inolvidable voz en off que le tocó realizar en la obra “La mujer en el tango” que hizo enrojecer las manos de quienes no tuvieron reparos en aplaudirla en el cine teatro Stella Maris primero y en el Teatro “Del Viejo Concejo”, después.
La recuerdo grabando en la desaparecida FM Santa Rita, con el soporte técnico de Rafael Zarlenga la “efeméride tanguera”, que tenía como objetivo ser un apoyo logístico del Centro Cultural para los programas radiales dedicados a nuestra música popular.
La evoco también acercando como jurados de los tradicionales certámenes literarios anuales a reconocidas personalidades como Josefa Abellá, Olga Lavira y Ricardo Horvart o ser artífice de la presentación de la obra “La Reconquista al uso nostro” en la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos de San Isidro, al cumplirse el bicentenario de tan magno hecho oportunidad en que se presenta el director Raúl Urdapilleta comandando un grupo de noveles actrices que nos hicieron disfrutar una deliciosa jornada de teatro leído.
Fue una anfitriona con presencia. La dulzura de su voz y su tono suave, ameno, la convirtieron no solo en una de nuestras habituales conductoras sino de cuanto evento ocurriera en la ciudad de Bs. As. Incluso tuve el placer de compartir con ella la conducción de alguno de los clásicos homenajes a Carlos Gardel organizados en el cine teatro Stella Maris por los dueños de casa, la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos y Cultural Dante Alighieri o en la celebración del Día Nacional del Tango, en el Club de Leones de Martínez, jornada que tuvo por figura central al cantor Alberto Bianco.
Otro relato donde compartimos con gusto el micrófono fue en el Teatro “Del Viejo Concejo” en la obra “El humor del tango y sus cultores”.
Por tantos momentos vividos quiero agradecer al Supremo el privilegio de haber cultivado su amistad, por acercarla un día a nosotros, por esa integración que alcanzó con esta cruzada de quijotes que muchas veces resulta nuestra entidad, por su condición de artista, dueña de un dominio absoluto del escenario cautivando al público con su gracia y exquisito buen gusto.
Quizá su cuerpo maltrecho por una penosa enfermedad logró el descanso que desde hace mucho no tenía y su alma haya alcanzado el sitio destinado a los buenos y los justos donde seguro estará organizando una multitudinaria y celestial tangueada.







1 comentario:

diana dijo...

señores Nortangoxxi:
Soy miembro de La Casa del Tango y tuve el gran placer de tratar a Margarita en las distintas ocasiones en que nos visitara. Fue un placer conocerla y un deleite el escucharla cantar. Tuvo en nosotros fervientes admiradores y la recordaremos amorosamente por siempre

+Enlaces

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

- Día Nacional del Bandoneón -

- Día Nacional del Bandoneón -
El 11 de junio se celebra el "Día Nacional del Bandoneón" en homenaje a un nuevo aniversario del natalicio del mayor exponente de ese instrumento, Aníbal Carmelo Troilo o simplemente...Pichuco